relato íntimo

El personaje.

 

Por lo general nunca somos lo que somos sino lo que ven que somos. No la persona sino el personaje. Un personaje en parte creado por nosotros mismos en base a nuestros anhelos, nuestros deseos, nuestra necesidad de empatizar y, como no, nuestros más íntimos temores y frustraciones.

 

Pero también un personaje modelado por influencias externas …

La fractura.

 

… influencias externas como los convencionalismos, los deseos de terceros, el instinto de posesión que, ejercidas con mayor ansia sobre la mujer, llegan a fracturar el alma contenida, la misma esencia, de la persona que vive dentro del personaje.

 

Una fractura que, en multitud de ocasiones, corroe la máscara del personaje creado dejándolo a merced de las más viles pasiones.

La soledad íntima.

 

Puedes correr pero no esconderte. Vivir deprisa no es más que una huida hacia delante.

 

En ocasiones hay que parar. Refugiarse en la zona más íntima y desconocida de nuestra soledad y hacer balance de daños para quitarnos la costra de inmundicia acumulada. Y sobre todo

 

desprendernos de aquellos que no nos aportan más que dolor y frustración.

Pero eso no basta …

La liberación.

 

… solo si desde la intimidad de la soledad somos capaces de analizar y evaluar cuantas de nuestras pasiones, aparentemente placenteras, nos dejan en manos de intereses espurios seremos capaces de convivir en armonía con nuestros defectos y nuestros errores. Reconociéndolos podremos llegar a respetarnos y a querernos.

 

Queriéndonos a nosotros mismos podremos llegar a amar de verdad y no a necesitar. Amando podremos incluso ser amados … y no sólo deseados.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
e-mail: info@josetoural.com Whatsapp: (+34) 606 927 977 © José Toural - No está permitida la reproducción ni edición de las imágenes contenidas en este sitio sin el permiso expreso del autor.